Historia

BONONOBO es una muestra de productos honestos, sostenibles y éticos. Realizados de manera artesanal, piezas únicas y ediciones limitadas solo con metales preciosos, textil y piel a partir de materiales locales, recuperados, reciclados, encontrados, en peligro de abandono o destrucción.


Un poco de historia

Año 2002. La Guerra en Irak. Bagdad en llamas. Empecé a trabajar con plata reciclando un pequeño tesoro familiar. Quería iluminar la zona denostada, recordar quiénes éramos, quería hacer algo que nos vinculara con nuestro pasado desde este lugar estratégico –entre Oriente y Occidente– que pienso es la península ibérica. Los museos arqueológicos de esta orilla se convirtieron en objeto de estudio y obsesión. De aquí surgieron los tres primeros anillos (aMora, La romana, La cristiana) y una revisión contemporánea de los pendientes de aro, además de otras piezas realizadas con humor: como Los gentlemen (Anubis y La Pantera Rosa haciéndose sombra); con lupa: una Diatomea (y otras formaciones biológicas microscópicas, comunes a todos); con devoción al mar Mediterráneo, con recado, con simbologías, mitologías y otras sabidurías. Esta colección aún se puede visitar en www.ymetal.es


En el año 2017 llegó a mí el cuero, la rescaté en Mallorca. Pertenecía a una familia de curtidores ubicados durante dos generaciones en Sóller que dejaron el negocio por las inversiones inmobiliarias y acabaron sin dar salida a una gran cantidad de género que, hacinado durante años, acabaría deteriorándose. Compramos algo de lo que se pudo aprovechar y que hoy luce en estuchería y junto a fornitura hecha en plata. Hace poco fuimos a buscar una pequeña partida de la donación de una particular.

Ese mismo año me inicié en el textil. Las prendas están hechas para cubrir necesidades de comodidad y de protección contra frío, calor, sol, viento, suciedad, mosquitos, humedad. Todo el tejido es de proximidad y su composición es siempre orgánica, al igual que los hilos, los botones e incluso hemos conseguido elásticos 90% de algodón. Muchas telas son profesionales, de suministros específicos o genéricas, mantienen el color de su procedencia (crudo), algunas son bastante integrales.



Nace

Del desasosiego, la inquietud, el sentimiento, la necesidad de transformar, de contar. Como de marea de fondo subyace en todo un cuestionamiento, una reflexión, una metáfora o un chiste. En superficie me atengo al conocimiento del oficio con innovación pero tratando de ofrecer un objeto estético que funcione bien, al servicio de un usuario exigente.

Hace poco escuché decir a una divulgadora científica una frase: «la belleza es un criterio de verdad» y me vino a la cabeza esta otra, dicha por un marino: «si un nudo es bonito, funciona».


Sobre los procesos

Documentación, dibujos, trabajos de edición, primeros modelos, prototipos, usos, pruebas, cambios, mejoras, desarrollos, qué rollo, vuelta a ello, respirar, inspirar (se), retomar, modificar, consultar, probar. A esto se le llama diseño.

Cuando algo parece acertado y aceptado hay que continuar: establecer el tallaje para adaptarlo a diferentes medidas y personas, así como a posibles usos, con maestría. Pasar a producir o a reproducir, según el caso, siendo muy meticulosas para poder solventar los problemas y posibles variaciones que puedan surgir. Este trabajo es artesanía.

Que el producto esté a la venta conlleva otros trabajos como: presentación, imágenes, gestiones, trámites legales, recados, proveedores, cálculos, catalogación, asesorías, programación, imagen, visibilización, atención al cliente, packaging, embalaje, envíos, análisis, dirección, formación. A esto se le llamaría: mucho...

De los invisibles tenemos: limpieza, orden, cuidados, reflexión.

Y de base, como inspiración, filosofía e ideología, no diré más que... que me encanta el siguiente documento. Es un programa de divulgación científica en el que la primatóloga Isabel Behncke nos habla de los bonobos, unos parientes evolutivos con los que compartimos el 98% de nuestro genoma, al igual que con los chimpancés, en los que tantas veces nos hemos mirado para entender la conducta humana de violencia, jerarquía, arrogancia, crueldad y dominación. Desconocíamos la existencia de nuestros otros primos hermanos, los bonobos, que se caracterizan por ser empáticos, compasivos, cariñosos, altruistas y pacifistas.


«Sin duda, cómo nos veamos determinará cómo nos comportemos en un futuro».


https://youtu.be/TKufuK0lhBc